La campaña Educando a Reciclar crea hábito en los ciudadanos

Las acciones promocionales en 2015 especialmente destinadas a los escolares y la presencia del mensaje en calles del casco urbano, pedanías, y actos sociales swobre todo durante 2016 ha calado en la sociedad lorquina, firmando otro mes más en positivo y manteniendo la línea ascendente del reciclaje en Lorca.

En el mes de enero, el crecimiento de envases ligeros en el iglú amarillo respecto al mismo mes del año anterior fue de casi el 6% y en febrero los datos parciales reflejan la misma tendencia. El carácter medioambeibtal de la actitud de separar los residuos en el hogar y el hábito de llevarlos al contenedor correspondiente impulsa al ciudadano.

Lorca favorece la sostenibilidad con el reciclaje de envases al evitar la emisión de CO2 a la atmósfera, ahorrar energía y dejar de consumir agua, un recurso, el hídrico, del que carece la zona. Todos ellos factores del manido, pero no por ellos menos importante, cambio climático o efecto invernadero.

Además de los ambientales, el ciudadano colabora con ese gesto al básico de ahorro en la materia prima. Como ejemplo práctico, con 40 botellas de plástico, por ejemplo de agua mineral de litro y medio, se puede fabricar un forro polar; con 40 latas, por ejemplo de un refresco, se fabrica una llanta de bicicleta; y, con 6 briks puede salir el material usado en una caja de zapatos. Con 8 simples cajas de cereales se edita un libro.