Planta de selección de envases

Toda la planta de tratamiento del Centro de Gestión de Residuos permite la valorización de los residuos que se generan en el hogar. En la zona de selección los envases reciclables por la industria se ordenan por materiales y tipologías.

Esta sección específica permite la separación de deshechos reciclables como metales, plásticos, papel o cartón, de manera automática. Y en la cabina de envases ligeros se separan por materiales las entradas específicas de los envases ligeros procedentes de la aportación que en origen realizan los ciudadanos al contenedor amarillo.

Anteriormente a la construcción de la nueva infraestructura, la selección de los distintos materiales que procedían del contenedor amarillo, se hacía a mano. Al detalle. Aún así, la efectividad de la planta era de las más elevadas del país, con prácticamente el 100% en PET (botellas de refresco y de agua, por ejemplo), un 75% en PEAD (envases de productos para la higiene doméstica y limpiadores del hogar…) y u 80% en briks, por citar los principales.

Cabría destacar el caso del aluminio, que no se podía recuperar en la línea de fracción resto, y del que ahora se estima seleccionar en torno al 93%, de modo que se obtengan balas prensadas de material listo para ser reciclado por la industria. Lo mismo ocurre con el plástico mezcla. Se trata del polipropileno y el poliestireno, como el equipamiento de hogar de plástico transparente, incluso biberones, los vasos desechables opacos o las bolsas tipo camiseta comerciales, tarros del yogur y las bandejas de alimentos, para lo cual se espera una efectividad de la maquinaria superior al 90%.

Del resto de materiales, el PEAD, PET, briks, acero, la mejora mecánica influye más en la productividad que en la efectividad, como se apuntaba anteriormente de las más elevadas de España. Se pasa de tratar unos 700 kilos a la hora de residuos a 3 toneladas; del detalle, esto es, selección envases por envase, a la automatización. Lo que debe repercutir en más cantidad.